17.6.17

La hipótesis psicocultural del fenómeno OVNI

Kenneth Arnold muestra una ilustración de los objetos que vio. Como se observa, no son "platos"
 

OVNIs: La hipótesis psicocultural

                                       por Steven Novella traducido del original en inglés en

  http://www.theness.com/index.php/ufos-the-psychocultural-hypothesis/


Cientos de miles de estadounidenses creen que estamos siendo visitados por extraterrestres. Al parecer estos alienígenas vuelan en naves con forma de platillos, cada tanto secuestran a seres humanos con unos fines experimentales que sólo podemos adivinar, algunos creen que son responsables de hechos tales como las mutilaciones de ganado y los círculos de cultivo, y que nuestro gobierno es consciente de todo ello pero se dedica a ocultar al público esta sorprendente verdad desde hace décadas.

O quizás no sea así.

Quienes defienden el escepticismo científico como el mejor método para distinguir la verdad se ubican a menudo en la vereda de enfrente , denegando las afirmaciones de los pseudocientíficos o de aquellos que posean una visión del mundo anti-científica. Es valioso y necesario luchar contra estas peroratas, pero a menudo se tiñen de negatividad. Aunque sea correcto señalar que una determinada afirmación extraordinaria probablemente no sea verdadera, a menudo hacer sólo eso resulta insatisfactorio para el público. No sólo se debe contrarrestar una aseveración improbable, sino que es mucho mejor además proponer en su lugar una hipótesis alternativa. Esto es especialmente importante para cualquier supuesto fenómeno paranormal que haya crecido tanto como para  exigir algún tipo de explicación, tal como ocurre con el fenómeno OVNI.

La creencia en los OVNI se ha extendido en nuestra sociedad. Se cuentan por miles los informes de avistamientos y encuentros de diverso tipo. La creencia de que el fenómeno OVNI es el resultado de visitantes alienígenas es conocida como la hipótesis extraterrestre (HET). La opinión escéptica estándar se afirma por lo común  en el rechazo de  la HET debido a que la evidencia resulta insuficiente. Pero la dimensión del fenómeno OVNI ha llevado a muchos a pensar que algo en verdad debe estar ocurriendo -donde hay tanto humo, se argumenta, debería haber fuego.
Por lo tanto, en lugar de simplemente refutar la HET, la respuesta escéptica debería mas bien formularse como una hipótesis alternativa, a lo que denominaré la hipótesis psicocultural (HPC). Los elementos de la HPC no son novedosos porque han sido parte de la respuesta escéptica estándar a las proclamas HET durante años, pero el hecho de reunir estos elementos en una hipótesis cohesiva nos permitirá comparar la HET y la  HPC para ver cuál se ajusta mejor a la evidencia disponible .


El Fenómeno de los OVNI

En junio de 1947, el piloto Kenneth Arnold observó varios objetos voladores no identificados mientras conducía su pequeño avión privado. Envió a la torre de control local un mensaje de radio en el que describía a unos objetos como boomerangs, pero notando que parecían saltar por el aire, como un plato que rebota a través de la superficie de un charco de agua. Un periodista que cubría el avistamiento introdujo la analogía del plato , y nombró a los objetos como "platillos volantes." El avistamiento de Arnold, y la subsiguiente cobertura de los medios, provocó el comienzo del fenómeno moderno OVNI teniendo al "platillo volante" como su icono principal. Desde entonces, ha habido multitud de avistamientos en el cielo  de esos extraños objetos.

En julio de 1947, pocos días después de que la prensa hiciera público el avistamiento de Arnold, el ranchero William Mac Brazel encontró algunos escombros de aspecto extraño en su granja en las afueras de Roswell,  New Mexico. Llamó a la base local de la Fuerza Aérea militar para informar que había encontrado "uno de esos platillos voladores", y el oficial de relaciones públicas de la base rápidamente lo remitió a la prensa. Poco después de que se difundiera la historia de los platillos voladores de Arnold, la noticia de que el gobierno de Estados Unidos pudo haber recuperado un platillo volante estrellado confirmó en la conciencia pública la idea de que los platillos volantes eran un fenómeno concreto y real. Sin embargo, después de una investigación adicional, el general Ramsey -el oficial investigador- , informó que los restos recuperados eran en realidad los de de un globo meteorológico (en realidad era un globo espía llamado Proyecto Mogul, pero este hecho no se haría público sino hasta la década de 1980). Así terminó el evento del platillo estrellado de Roswell, hasta que fue resucitado en la década de 1970 por los ansiosos ufólogos.

Los años 50 vieron la siguiente fase del fenómeno OVNI, la de los "contactados." Estos individuos aseguraban  no sólo haber visto un plato volador, sino también haber entrado en contacto con  los pilotos de la nave. El más famoso de los contactados fue un hombre llamado Adamski, que afirmaba haber sido contactado por venusinos, que lucían como hermosos seres humanos que resplandecían.

En los años 60, el fenómeno de los contactados tomó el siguiente paso lógico y evolucionó hacia el de la abducción. Una pareja de New Hampshire conformada por  Betty y Barney Hill, afirmó que no sólo habían sido contactados por pilotos alienígenas de un platillo volante, sino que habían sido secuestrados contra su voluntad y llevados al interior de una nave donde se llevaron a cabo aterradores procedimientos de examen médico. Además, el caso de Betty y Barney Hill introdujo un nuevo elemento al fenómeno: los Hill sólo recordaron los detalles de su secuestro bajo hipnosis. Al parecer, los extraterrestres fueron capaces de bloquear su recuerdo del evento, pero sólo de una manera imperfecta ya que fue fácilmente sorteado por un hipnotizador aficionado. Además en el caso de los Hill aparecieron por primera vez los pequeños grises con grandes ojos oscuros.

El fenómeno de abducción ha aumentado en los últimos 30 años, y ahora domina el fenómeno OVNI. Se escribieron muchos libros sobre el tema, por parte de autores tales como el pintor convertido en investigador de ovnis Budd Hopkins, el psiquiatra de Harvard John Mack y el escritor de ciencia ficción Whitley Strieber. Estos autores  afirman que cientos de miles de estadounidenses son secuestrados regularmente por pequeños alienígenas grises, muchos de ellos secuestrados de sus dormitorios.

La idea extendida de que “el gobierno de los Estados Unidos habría recuperado un plato volador estrellado” se inició en los umbrales del moderno fenómeno OVNI con la publicación del libro “Detrás de los platillos voladores” escrito en 1950 por Frank Scully. Comenzó con fuerza en los años 70, y culminó en el año 80 con la publicación de El incidente de Charles Berlitz y William Moore.  Rosswell reapareció y se convirtió en el foco de las teorías conspirativas sobre caídas de platillos. Se afirma que el gobierno se ha involucrado desde 1947 en una conspiración masiva para mantener oculto al público el hecho de que un auténtico platillo volador se estrelló en Roswell, Nuevo México y que permanece en manos del gobierno. De hecho, el gobierno ha estado involucrado en una conspiración para mantener alejada del público toda la verdad acerca de los visitantes extraterrestres. La justificación habitual para esta actitud sería la de prevenir el pánico generalizado y la desestabilización social concomitante. A mediados de la década de 1990, el promotor Ray Santilli vendió a la cadena Fox un film de la autopsia a la que habría sido sometido un presunto extraterrestre gris a manos de médicos militares. La película de la autopsia del extraterrestre, como se ha llegado a conocer, fue una prueba para muchos creyentes de que los alienígenas, el episodio de Roswell, los platillos voladores y la conspiración del gobierno eran todos hechos verdaderos.

Hoy en día, cualquier búsqueda por Internet puede producir cientos de fotografías e incluso videos de objetos voladores no identificados, ofrecidos por los creyentes como evidencia de platillos volantes. Hay acusaciones constantes de la existencia de documentos secretos que se refieren al conocimiento del gobierno acerca de la existencia de extraterrestres (como los documentos MJ12), de bases ocultas que albergan platillos voladores capturados (como Hanger 18 y la posterior Área 51), secuestros en curso que implican un programa secreto de hibridación de extraterrestres y un sinnúmero de avistamientos de ovnis. El platillo volador y el pequeño alienígena gris son íconos de nuestra cultura, tan reconocidos como Mickey Mouse o el edificio Empire State.

Independientemente de lo que hagamos con todo esto, claramente algo está sucediendo - algo que requiere una explicación.


La Hipótesis Extraterrestre

Quienes defienden la existencia de alienígenas adoptan lo que se conoce como la Hipótesis Extraterrestre (HET). En pocas palabras, la HET proclama que hay verdaderos alienígenas visitando la Tierra. La evidencia sugiere que estos extraterrestres serían de 3 a 4 pies de alto, con piel de color gris, pequeñas boca, nariz y orejas, y  muy grandes ojos negros ovalados. Algunos informes también indican que hay alienígenas grises más altos, que parecen ser los líderes de sus homólogos más pequeños. Estos extraterrestres viajan principalmente en naves con forma de platillo, aunque también se han descripto otras formas para las naves. Agregan que al menos en un caso, y tal vez en más, tales platillos se han estrellado y habrían sido recuperados por nuestro gobierno.

Los creyentes de la HET presentan como evidencia los muchos miles de testimonios de objetos voladores que parecen desafiar la explicación ordinaria. Mucha gente dice haber visto luces viajando a gran velocidad  que realizaban maniobras imposibles para los aviones convencionales. Además, hay muchas personas que informan, la mayoría bajo hipnosis, que han sido secuestrados por extraterrestres y que se han realizado indescriptibles exámenes sobre ellos. Algunos incluso afirman haber sido inseminados por extraterrestres y haber dado a luz a híbridos alienígenas, y que sus hijos les fueron quitados por esos mismos extraños seres. Ellos se afirman en el hecho de que existe gran cantidad de detalles parecidos entre los relatos de  distintos testigos oculares. Algunos de los partidarios más racionales de la HET admiten que no todas estas narraciones son creíbles, pero incluso si la mayoría se eliminara, seguiría  habiendo unos pocos creíbles que exigen a la HET como explicación.

Otra importante fuente de evidencia es la fotográfica y los videos. Todo el mundo ha visto imágenes borrosas de objetos en forma de platillo o videos de luces brillantes moviéndose por el cielo. El caso reciente de las luces sobre Phoenix es un buen ejemplo. Una vez más, incluso si algunas de estas fotografías pudieran ser explicadas ya sea como artificios fotográficos, objetos comunes o bien engaños, quedarían  algunos que desafiarían tales explicaciones.

Un elemento que recientemente se ha añadido a las abducciones es el del implante extraterrestre. Muchos secuestrados afirman que sus captores alienígenas han colocado en sus cuerpos pequeños objetos. Estos elementos han sido posteriormente eliminados, y hasta se afirma en algunos casos que los objetos están hechos de materiales misteriosos.

Aún así, los defensores de la HET deben aceptar el hecho de que a pesar del gran número de presuntos avistamientos y contactos alienígenas, no hay una sola pieza de evidencia que establezca la HET sin lugar a dudas. No hay ningún artefacto recuperado que sea inequívocamente extraterrestre, ni vídeo o fotografía que muestre un objeto que no pueda ser otra cosa que una nave espacial y que sobreviva a un análisis cuidadoso diseñado para detectar falsificaciones. En resumen, no existe evidencia para sostener la HET. Sus defensores, sin embargo, proponen varias respuestas a este problema. La primera parte de la actitud de los propios alienígenas. Claramente, los extraterrestres no quieren que sepamos de su existencia, porque ya se nos habrían mostrado si lo desearan.  Estos seres, por lo tanto, intentan cubrir sus huellas. En consecuencia, los implantes están disfrazados de pedazos de vidrio o de metal, los abducidos son tratados de tal manera que pierden la memoria, y las  naves nunca se muestran lo suficiente como para permitir una fotografía o videos claros.

Los extraterrestres también obtienen ayuda en su tarea de ocultamiento porque los gobiernos del mundo tampoco quieren que se difunda su existencia. Las administraciones, especialmente la de los Estados Unidos, envían agentes especiales para reunir y esconder cualquier rastro de extraterrestres siempre que lo encuentren. Por lo tanto, hay una gran cantidad de evidencia, pero toda está en manos de agentes del gobierno cuyo trabajo es ocultarla al público. Algunos creen que estos agentes especiales son los Hombres de Negro, así nombrados porque se visten todos con ropa de ese color, supuestamente para dificultar su descripción fisonómica. También hay informes de helicópteros o autos negros asociados al avistamiento de ovnis. Entre el accionar de los alienígenas y la de los poderosos gobiernos del mundo con sus agencias secretas, no es de extrañar que los diligentes investigadores no puedan obtener la evidencia que necesitarían para obtener el apoyo de la HET.

Los creyentes, sin embargo, aún proponen a esa hipótesis como la mejor explicación para el fenómeno OVNI. Puede ser que no sean capaces de probarla, argumentan, pero se puede inferir de toda la evidencia colectiva. Según ellos, la alternativa, sería, negar a la HET frente a los cientos de miles de personas que han tenido algún tipo de experiencia con extraterrestres o platillos voladores. ¿Cómo puede ser que tanta gente se equivoque ?


La Hipótesis Psicocultural

A pesar de la dimensión que ha tomado el fenómeno OVNI, y la copiosa cantidad de evidencia ofrecida por los proponentes para la HET, las comunidades científicas y escépticas siguen siendo... escépticas. Cada argumento ha sido contrarrestado, cada pieza de evidencia ha sido encontrada insuficiente, y cada reclamo refutado. Aunque existe un gran volumen de evidencia, es toda limitada y de baja calidad como para establecer la HET. Por lo tanto la posición escéptica, es que la HET es actualmente rechazada debido a que la evidencia resulta  insuficiente. Sin embargo para el público en general, la respuesta es casi siempre la misma: entonces, ¿cómo explican a todos los testigos presenciales, todos los secuestrados, todas las fotografías, todas las mentiras del gobierno, etc.?

De hecho, hay una respuesta a todas estas preguntas, pero implica una explicación separada para cada componente de la HET. Alguien que no está bien versado en la filosofía escéptica y los diversos mecanismos de autoengaño puede quedar con la sensación de que los escépticos encontrarían siempre algún problema trivial para cualquier evidencia que se ofreciera en apoyo de la hipótesis y que realmente no poseen ellos mismos una buena explicación, sino tan sólo un montón de dudas. No creo que esto sea cierto, pero la magnitud y la complejidad del fenómeno OVNI obliga a tener esta percepción, y de hecho este ha sido un tremendo problema de relaciones públicas para los escépticos de los OVNI.

La solución es encontrar una manera de formular la posición escéptica en términos de una explicación positiva, es decir, una hipótesis alternativa a la HET, en lugar de simplemente rechazarla. He señalado como hipótesis alternativa a aquella,  la Hipótesis Psicocultural (HPC). La HPC intenta entender y explicar el fenómeno OVNI como un fenómeno cultural arraigado en la psicología humana, una moderna mitología post-tecnológica. Esa hipótesis no es realmente novedosa, sino simplemente una síntesis de la posición escéptica con un énfasis en su intento de explicar el fenómeno OVNI, en vez  de simplemente negar la HET. La fuerza de la HPC  para tomar una visión histórica resulta muy instructiva, porque se puede observar cómo ha cambiado el fenómeno OVNI a lo largo del tiempo proporcionando pistas acerca de las razones por las que ha cambiado, y de hecho en primer lugar, por qué comenzó.

Según la HPC , la creencia en los ovnis como  fenómeno real se desarrolló a partir de la fascinación preexistente con la idea del vuelo espacial y los extraterrestres. Es de esperarse, que tal mitología emergiera en los inicios del vuelo espacial humano, en medio de un fondo cultural inundado por historias de ciencia-ficción con extraterrestres venidos del espacio que tripulaban sus naves espaciales.

El fenómeno OVNI evolucionó como cualquier narrativa cultural podría hacerlo. Los villanos en esta historia son los gobiernos y sus agentes que han estado pugnando por mantener oculta la verdad sobre los extraterrestres. Los héroes son los creyentes del fenómeno OVNI que luchan por exponer esta verdad a un público en gran parte engañado. Los alienígenas mismos también han evolucionado con el tiempo, comenzando primero por ser sólo seres humanos que resplandecen - una visión poco sofisticada y casi infantil de modelos posteriores – hasta llegar al típico extraterrestre pequeño gris.

Los seres extraterrestres representan nuestras mayores esperanzas y nuestros mayores temores, como suelen hacer los iconos mitológicos. A veces están aquí para salvar a la humanidad, generalmente ofreciendo un consejo simplista sobre la amenaza del holocausto nuclear o la irresponsabilidad ambiental. Otras veces son fríos y siniestros, realizando experimentos invasivos y aterradores debido a  sus misteriosos propósitos.

El apoyo a la creencia en los seres extraterrestres es recogida por los fieles de cuanta fuente ambigua y poco fiable como sea  posible, sin una sola pieza de evidencia dura innegable. Las observaciones son a menudo de puntos de luz, u objetos inusuales pero no identificables. Las fotografías son ambiguas o borrosas. El testimonio también está contaminado por detalles borrosos, o de circunstancias sospechosas, tales como el despertarse del sueño. O bien  el testimonio es "recuperado" durante la hipnosis, lo que es mucho más probable que sea  una construcción de falsos recuerdos mas que la  revelación de  recuerdos verdaderos pero ocultos. Algunos testimonios son inequívocos, pero nunca se corroboran con alguna evidencia, o bien  se descubre con posterioridad que son fraudulentos. Nunca se ha demostrado que los implantes alegados sean dispositivos alienígenas reales. Los Hombres de Negro siguen siendo tan esquivos como siempre.

Para resumir, existe una tremenda cantidad de ruido, o de eventos y estímulos aleatorios  en el mundo OVNI  y los creyentes del fenómeno exploran este “ruido” que se produce ante  cualquier anomalía interpretándolo como si fuera un fenómeno alienígena. La HPC sostiene que es la creencia la que impulsa al fenómeno OVNI, no los extraterrestres.

A esto se suman las falsificaciones ocasionales. Los individuos, en busca de sus quince  minutos de fama, o bien por alguna razón psicológica compleja, arman burlas elaboradas de alienígenas espaciales. El caso más célebre es el de Billy Meier, un agricultor suizo que perpetró una broma que duró muchos años con supuestos encuentros repetidos con seres extraterrestres. Presentó como evidencia el vídeo de un platillo volador clásico, que está claramente balanceándose de una cuerda como un péndulo. También afirma haber sido llevado al futuro por sus anfitriones extraterrestres, y presentó como prueba un dibujo, pero la imagen exhibida resultó finalmente ser una ilustración tomada de una revista de ciencia ficción.


La HET versus la HPC

¿Cómo podemos saber cual hipótesis es más probable que sea verdadera: la HET o la HPC? Bueno, un criterio importante para cualquier hipótesis científica es que haga predicciones que puedan ser probadas. ¿Qué predicciones, entonces, hacen las dos hipótesis, y cómo se prueban? Desde el sentido común podemos generar una serie de características que debería poseer un fenómeno psicocultural y comparar esto con una lista comparable de características que debería tener un verdadero fenómeno alienígena, para luego comparar cada una con lo que muestra el fenómeno OVNI y ver qué hipótesis encaja mejor.

 
La evidencia física

Si la HET fuera correcta, entonces sería posible obtener evidencia física como prueba.  En otras palabras, si los alienígenas están verdaderamente visitando la Tierra e interactuando con los seres humanos, entonces debería ser posible obtener algo físico que sea demostrablemente ajeno a nosotros. Se podría argumentar, por lo tanto, que la HET predice el eventual descubrimiento de algún auténtico artefacto inequívocamente alienígena. Para ser abierto, incluiré en este listado como “evidencia extraterrestre”, a un alienígena mismo, o a un objeto tecnológico creado por los extraterrestres (como una nave espacial o un implante), o incluso una fotografía o video de un objeto extraterrestre que sea de alta calidad, que no sea  ambiguo, y que sobreviva al cuidadoso escrutinio científico.

La HPC no admite ningún artefacto alienígena porque la presencia de un solo artefacto de esa naturaleza  echaría por tierra a la hipótesis, al menos como la única explicación del fenómeno OVNI. La presencia de un artefacto extraterrestre demostrable, por lo tanto, parece una prueba bastante buena como para distinguir entre la HET y la HPC. La prueba de evidencia, sin embargo, resulta mucho más significativa cuando es positiva que cuando es negativa. En otras palabras, la presencia de un único artefacto alienígena favorece definitivamente a la HET y pone fin a todo debate científico. Sin embargo, la ausencia de tales artefactos demostrables no es definitiva y no pone fin al debate. La razón es que los partidarios de la HET puedan argumentar que la evidencia es demasiado difícil de conseguir (por las conspiraciones gubernamentales y todo lo demás), y la ausencia de hechos actuales no puede probar que no exista tal evidencia.

Todos los escépticos, e incluso la mayoría de los crédulos, admiten que no existe evidencia definitiva que sea de dominio público. Esta falta de pruebas favorece a la HPC, pero el punto de discordia entre los escépticos de la  HET y los creyentes es de grado. Es cierto que la falta actual de evidencia física definitiva no es y nunca puede ser concluyente, pero apoya firmemente a la HPC y cada vez más a medida que pasa el tiempo. Aquí la enorme dimensión del fenómeno OVNI funciona contra los defensores de la HET. A medida que crece la magnitud y duración del fenómeno, es cada vez más improbable que la HET pueda ser verdadera sin que surja alguna evidencia física. Eventualmente, los extraterrestres y los agentes del gobierno deberían cometer un error en algún momento, los investigadores de ovnis tendrán suerte, y una pieza de evidencia real e innegable caerá en el dominio público. Cada generación de entusiastas de OVNI piensa que tal evidencia estará a la vuelta de la esquina. El hecho de que esto todavía no haya sucedido es un punto muy fuerte a favor de la HPC.

Si la HET fuera correcta, la falta de evidencia de fotografías y videos sin ambigüedades, ya sea  de alienígenas o de naves extraterrestres debería tornarse  progresivamente más improbable, ya que las cámaras de video- y ahora el video digital- están cada vez más disponibles para cualquiera. La ubicuidad de este tipo de video ha generado un nuevo género de programación televisiva llamada Reality TV. Tales programas cuentan con videos de eventos dramáticos  inesperados, tales como accidentes, ataques de animales, desastres y condiciones climáticas extremas. El video suele estar razonablemente bien enfocado con suficiente iluminación y lo suficientemente cerca como para mostrar los sucesos con claridad. En comparación, el video de los OVNI siempre muestra luces nocturnas, objetos borrosos e imágenes ambiguas (como el supuesto video de Pie Grande, el monstruo del Loch Ness y otros fenómenos dudosos).

Estas imágenes ocasionales y videos, tales como la película de la autopsia del extraterrestre, tienden a poseer  dos rasgos en común: los autores o descubridores del video desean permanecer en el anonimato y el video no supera un escrutinio cercano diseñado como para determinar si se trata de un engaño. La justificación para el anonimato suele ser el temor a la persecución, pero tal timidez parece sólo llegar a un video que parece ser un engaño deliberado. Otros, como el video de la Ciudad de México y el de Billy Meier, son de platillos voladores clásicos que claramente se pueden ver como oscilan como si estuvieran colgando de un alambre. Después de mucha controversia y apoyo casi universal entre los entusiastas del fenómeno OVNI, se ha demostrado definitivamente que  las secuencias de la autopsia del extraterrestre  son  falsificadas . A medida que avanza la tecnología digital, también lo hace la calidad de estos engaños. Sin embargo, hasta la fecha, ninguna de estas imágenes ha pasado nunca la inspección escéptica.


Antecedentes culturales vs discontinuidad

Otra característica que debiera poseer un fenómeno verdaderamente extraterrestre es la de contener elementos que sean  genuinamente extraterrestres. Por ejemplo, cuando las sociedades europeas encontraron por primera vez las culturas del Lejano Oriente, el suceso dio lugar a la introducción en Europa de los productos de una cultura extranjera. Las lenguas asiáticas, por ejemplo, eran mas diferentes de las lenguas europeas, que lo que pudieran ser dos lenguas europeas entre sí. También se introdujeron nuevos alimentos, nuevas tecnologías y nuevas ideologías culturales. Ningún escritor de ficción europeo podría haber soñado una cultura tan ajena a la cultura europea como lo es la asiática.

Si la Tierra fuera contactada por una raza extraterrestre, es decir una especie que sea el producto de la evolución en un mundo diferente, con una cultura, una tecnología y una visión del mundo completamente independientes, entonces esperaríamos que tal contacto produjera una discontinuidad cultural significativa. Los alienígenas y su nave espacial deberían tener la apariencia de algo nunca soñado antes en la ciencia ficción previa (con toda probabilidad, salvo una coincidencia de enormes dimensiones cósmicas). También deberían  proporcionar información nueva o única a la especie humana.

La HET, por tanto, predice que el fenómeno OVNI debería ir acompañado de discontinuidades culturales, mientras que HPC prevee que el fenómeno OVNI no reflejaría tales discontinuidades, sino que más bien evolucionaría a partir de antecedentes culturales demostrables.

Veamos primero a los extraterrestres en sí. Muchos científicos y escritores de ciencia ficción han notado que los pequeños alienígenas grises se ven increíblemente humanos. Como dice un escritor, "los extraterrestres no deberían tener un aspecto tan humano". La probabilidad de que una especie extraterrestre, es decir el producto de una historia evolutiva completamente separada, parezca incluso sólo vagamente humanoide es sumamente pequeña. Los alienígenas, sin embargo, no sólo se nos aparecen como si fueran seres humanos, sino que se presentan como seres humanos con los rasgos que asociamos psicológicamente a la inteligencia exagerada. Si, por ejemplo, comparamos humanos con monos, podemos observar que los humanos poseen cráneos relativos más grandes, caras más pequeñas con características más delicadas, y menos pelo. Si tomamos un humano , le exageramos el tamaño del cráneo, hacemos que la cara sea más pequeña con todas sus características más delicadas y además  le quitamos el pelo, entonces obtendremos un extraterrestre gris típico.

Por el contrario, si  alguna vez se encontraran verdaderos extraterrestres, es probable que no se parecieran en nada a lo que aún se concibe en la ciencia ficción. Después de tal contacto, toda la ciencia ficción se volvería instantáneamente anticuada y las muchas especies de humanoides "extraterrestres" que pueblan la ficción humana parecerían repentinamente tontas. Predigo que los fanáticos de la ciencia ficción en un mundo post-contacto mirarán hacia atrás a la ciencia ficción anterior al contacto y sacudirán la cabeza, preguntándose: "¿Cómo podría ser que la gente en aquel entonces haya pensado que los alienígenas se verían tan humanos." Espero vivir para ver si mi predicción se hace realidad.

Los alienígenas a veces también tienen nombres (véase el artículo de Sheila Gibson en éste número con una lista de nombres en la página 9 para ver ejemplos). Los nombres de extraterrestres deberían ser extraños, y probablemente no deberían sonar como ninguna lengua humana. Algunos de los nombres mencionados en los contactos están, obviamente, destinados a ser traducciones al inglés pero la mayoría de los demás son sólo nombres. Es muy revelador que los extraterrestres no sólo tienen apodos humanos que nos suenan, sino que la mayoría de ellos tienen nombres europeos. También, los contactados por personas de culturas hispánicas poseen nominaciones que suenan hispanas. Ni siquiera son tan diferentes de la estructura fonética europea como los nombres humanos de otras culturas, por ejemplo el asiático o el africano. Sin embargo, aquellos verdaderamente alienígenas deberían ser más diferentes de cualquier idioma humano que lo que las lenguas humanas sean una respecto de la otra.

Para analizar esto un poco más, todos los lenguajes poseen una cierta estructura fonética - consonantes que son más comunes que otras, una cierta relación de consonantes con  vocales, fonemas únicos, flexiones características y colocación de acentos. Estos elementos constituyen lo característico de un lenguaje, cómo suena. Esta es la razón por la que es posible, incluso sencillo, reconocer un idioma que alguien esté imitando incluso si están hablando en jibberish y palabras inventadas.

Los escritores de ficción especulativa (ciencia ficción y fantasía) a veces se enfrentan al desafío de inventar culturas extrañas, incluidas las lenguas. Una de las dificultades de este esfuerzo es darle a sus extraterrestres nombres que sigan las características lingüísticas de su lengua materna (como Xenu, el señor extranjero inventado por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard por su religión fabricada, la Cienciología). Los escritores experimentados tratarán de manipular los elementos específicos del lenguaje para crear nombres con un sonido genuinamente extraño. El precio de no tener este cuidado será crear nombres que suenen tan tonto como para tener un sonido teatral como los de la ciencia ficción de los años 50 ("Klaatu Barada Nikto").

Al revisar los nombres de los alienígenas enumerados, resulta claro que se ajustan a los estilos lingüísticos de las culturas de los contactados. Hasta la fecha, ningún lenguaje o nombres verdaderamente extraterrestres han surgido del supuesto contacto alienígena. Una vez más, vemos una falta de discontinuidad y se nota  la influencia de los antecedentes culturales.

¿Y las naves espaciales de los alienígenas? La mayoría de los testigos OVNI que describen un objeto concreto (en lugar de sólo puntos de luz) describen un platillo volador típico. El concepto mismo de platillo volador, sin embargo, no es más que una interpretación errónea de la descripción original de Kenneth Arnold. Los objetos que vio no tenían forma de platillo, sino que describió su movimiento como el de un platillo que saltaba. La prensa, sin embargo, difundió que los OVNI eran platillos voladores. Desde entonces, la mayoría de los testigos han visto platillos voladores. Esto es o bien una irónica coincidencia de proporciones gigantescas , o bien estamos ante los efectos de la sugestión y del pensamiento deseoso.
Además podemos observar los antecedentes culturales del icono del platillo volante en la ciencia ficción de principios del siglo XX. Aunque también otras imágenes eran populares, como los cohetes, el platillo volador era un elemento básico de las revistas de ciencia ficción antes del famoso encuentro de Kenneth Arnold en 1947. La década de 1950 produjo una serie de películas de ciencia ficción con platillos voladores clásicos, solidificando esta forma como modelo del  Arte Extraterrestre. (Nota: de ahí se entiende por que los periodistas le dieron forma de “plato” a las naves voladoras)

Algunos contactados o secuestrados han recibido advertencias por parte de los extraterrestres con que han encontrado. Las advertencias más comunes están típicamente en la línea de alertar a los humanos de los peligros de una guerra nuclear o de la  destrucción del medio ambiente de la Tierra. Bueno, parece ser  que los extraterrestres tienen preocupaciones globales similares a la mayoría de los estadounidenses. Los seres de otro planeta hasta ahora no nos han traído ninguna información que sea verdaderamente nueva o única; no han advertido a la humanidad de nada que no conociéramos.

Este aspecto del fenómeno de la abducción también plantea una cuestión interesante. Si los extraterrestres que visitaban la Tierra desean dar una advertencia a la humanidad ¿por qué iban a impartir esta advertencia a un puñado de individuos sin autoridad en circunstancias en las que probablemente no se les creería y luego además  borrarían su memoria del secuestro, incluída la advertencia misma , que sólo podría ser recordada de una manera nebulosa bajo la hipnosis? Hasta ahora sus advertencias no parecen afectar ni una pizca el curso de la historia humana.

De la misma manera, otros seres extraterrestres han informado a sus secuestrados que su visita es un preludio de la segunda venida de Cristo, como Betty Andreasson informa en The Andreasson Affair (Fowler, 1979). Todos estos abducidos, sin embargo, tenían una creencia cristiana  preexistente sobre  la segunda venida del mesías.
Por lo tanto, los alienígenas parecen reflejar las creencias y preocupaciones de sus cautivos, y no han aportado a la humanidad ninguna información nueva o sorprendente. Una vez más, esto representa una continuidad cultural predicha por la HPC y demuestra la falta de discontinuidad que predice la HET.

Algunos defensores de los OVNI especulado respecto de la falta de discontinuidad biológica y cultural, que los visitantes extraterrestres han estado visitando la Tierra durante muchos miles de años influyendo en nuestra cultura y tal vez incluso nuestra biología. Esta estrategia, sin embargo, no elimina el problema de la discontinuidad sino que simplemente lo translada al pasado.

La especie humana, es parte del continuum de la vida en la Tierra. La evidencia biológica y fósil sugiere fuertemente que no existe discontinuidad biológica acerca de cómo el  homo sapiens evolucionó en la Tierra. Tampoco hay evidencia que sugiera una discontinuidad cultural o tecnológica en el pasado de ninguna sociedad humana.


Mitología o historia

La HET y la  HPC también realizan predicciones distintas sobre cómo se desarrollaría y evolucionaría con el tiempo la historia del fenómeno OVNI. Si éste fuera real, esperaríamos que el argumento del relato tuviera ciertas características, tales como un núcleo de consistencia. Ciertos detalles específicos, que al principio serían  inesperados, pronto caracterizarían a los contactos genuinos. El ruido mediático y la ciencia ficción tenderían a seguir los pasos del fenómeno mientras aprendiéramos más sobre él. En consecuencia, se acumularía un conjunto de evidencias (en lugar de constituir “puertas giratorias”).

La PCH, más bien ve el fenómeno OVNI como una mitología moderna. Las mitologías se desarrollan a partir de la cultura popular, no se imponen desde fuera. La historia de tales alegorías es al principio cruda y simple, pero luego evoluciona con el tiempo a medida que se van incorporando nuevos elementos. Los detalles están al principio dispersos y son dispares, pero con el tiempo se desarrolla el  posterior consenso. No todos los detalles se mantienen, sino  sólo aquellos que resultan ser más convincentes y resonantes. La historia tenderá a ser impulsada por los medios de comunicación y la ficción de la cultura popular, en lugar de ocurrir al revés.

Si nos fijamos en la historia moderna de los OVNI, el fenómeno se ajusta a lo que podríamos predecir por la HPC. En los años 40 y 50 la historia de los UFO tenía el carácter de la ciencia ficción de su tiempo, lo que ahora resulta obvio desde la perspectiva de la historia. Los contactados de la década de 1950 describieron los contactos con seres brillantes de Venus, selenitas y marcianos (¿no es desde esos lugares de donde deberían provenir los alienígenas en los años 50?). Tales historias parecen ridículas para los estándares de hoy, pero esos fueron  los comienzos de la historia del fenómeno OVNI.

Los extraterrestres cambiaron con el tiempo, tomando muchas formas diferentes desde enanos peludos a insectos gigantes. Finalmente, el pequeño alienígena gris hace su aparición con el supuesto secuestro de Betty y Barney Hill en 1966. Por las razones descriptas anteriormente, la imagen de los pequeños grises resonó en la psique humana de tal manera que fueron cada vez más reportados hasta llegar a la década de 1970, en que emergen como los "vencedores" y se solidifican como el icono alienígena estándar.  Joe Nickell hizo un trabajo maravilloso con la crónica de la "línea de tiempo extraterrestre", demostrando gráficamente el proceso temporal de evolución alienígena (Nickell, 1997).

Una vez que ciertos detalles se convierten en una parte fundamental de la mitología, a menudo son adaptados a historias más antiguas. El famoso incidente de Roswell, por ejemplo, existió por casi treinta años, desde 1947 hasta los años 70 sin ninguna mención de fenotipos extraterrestres. Fue sólo después de que aparecieran los pequeños grises que surgió el testimonio de testigos viendo extraterrestres similares,  en Roswell en 1947.

Terry Matheson examinó la literatura existente de abducción alienígena en Alien Abductions: Creating a Modern Phenomenon (Matheson, 1998) y descubrió que aquella se ajusta a las características de la mitología, según lo descripto arriba. Relata, por ejemplo:

"Se descubrirá que los relatos más recientes tienden a responder a los problemas y preguntas creadas por los relatos más antiguos, y también a insertar nuevos elementos, como si estos estuvieran siendo probados respecto de su pertinencia. A la inversa, a menudo se descartan aspectos de las narrativas anteriores que de alguna manera no afectan al público. Además, los relatos anteriores tienden a ser comparativamente simples y realísticos mientras que los más recientes (los de los años noventa) son más detallados e implican otras áreas de lo paranormal similares a los encontradas frecuentemente en los llamados escritos de la Nueva Era".

Aunque Matheson asegura que no está tratando de determinar la verdad de las historias de abducción, concluye que resulta muy instructivo acercarse a los relatos de abducción como si fuera una mitología moderna para entender la evolución de la narrativa y su lugar en la cultura moderna.

Hasta ahora hemos examinado la HET y la HPC a la luz de las características que esperamos que cada hipótesis debiera predecir, basándonos principalmente en el sentido común. Tenemos, sin embargo, un excelente ejemplo histórico que valida muchas de las características de la PCH. En OVNIs & Alien Contact (Bartholomew y Howard, 1998), Robert E. Bartholomew y George S. Howard describen los avistamientos de aeronaves de 1896-1897.

En aquél momento hubo notable anticipación de las máquinas voladoras que estaban a punto de ser inventadas. Hubo muchas especulaciones sobre los programas gubernamentales y sobre lo que pudieran hacer los inventores solitarios. No es de extrañar, que también llevara a avistamientos de luces u objetos no identificados en el cielo que se interpretaron rápidamente como los dirigibles esperados. Bartholomew y Howard demuestran con documentación cuidadosa que la fiebre del dirigible contenía muchas de las características de la historia moderna del UFO, incluyendo testigos creíbles, la proliferación de noticias en los medios que conducía a avistamientos, contactos e incluso abducciones, y también se alegaba que existía evidencia física que sin embargo siempre faltaba. Además, las aeronaves se conformaron según la pintoresca ficción del siglo XIX, con alas como de pájaros y fuselajes bulbosos, en lugar de la forma que tomaron  los aviones reales no previstos por la ficción de entonces.


Conclusión


El fenómeno OVNI sigue siendo una parte vasta y controvertida de la cultura moderna. Sin una prueba definitiva sobre la causa del fenómeno, nos vemos obligados a inferir la mejor explicación posible. Examinando la  totalidad del fenómeno y toda la evidencia, sostengo que la hipótesis psicocultural surge como la mejor explicación hasta la fecha. La hipótesis extraterrestre, aunque convincente para muchos, sigue sin apoyo creíble.

La  HPC permite a los escépticos de los OVNI tratar con aquellos objetos y los seres extraterrestres como fenómeno real que merece una explicación seria. La evidencia apunta a un comportamiento complejo que combina la mitología moderna, la narrativa literaria, la cultura popular y la psicología humana. También parece probable que este enfoque explicativo pueda generalizarse y aplicarse para una amplia variedad de creencias paranormales y marginales modernas.

 

Referencias:


Fowler, Raymond. The Andreasson Affair. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice Hall, 1979

Nickell, Joe. Extraterrestrial Iconography. Skeptical Inquirer, Volume 21, No. 5, 18-19

Matheson, Terry. in Alien Abductions: Creating a Modern Phenomenon. Amherst, N.Y.: Prometheus Books, 1998.

Bartholomew, Robert E., Howard, George S. UFOs & Alien Contact. Amherst, N.Y.: Prometheus Books, 1998.



8.6.17

Diez hallazgos contraintuitivos surgidos de investigaciones psicológicas



El denominado "sentido común" puede hacernos creer que podemos entender un hecho y más aún, predecirlo. Sin embargo la investigación científica en psicología ha mostrado a veces resultados contrarios a aquellas impresiones intuitivas.

El Dr. Christian Jarret es el editor del Blog Research Digest , publicado por la Sociedad Psicológica Británica y escribe en diversos medios de prestigio; en éste artículo da cuenta de diez hallazgos experimentales que contradicen aquella supuesta "sabiduría popular". 

Aquí va sólo la enumeración de hallazgos , si le interesa profundizar en ellos puede acceder a la nota original en inglés donde están los vínculos a las publicaciones respectivas .

1) Los mantras de autoayuda pueden hacer mas mal que bien y en muchísimos casos, son decididamente contraproducentes.

2) Las personas no aprenden mejor cuando se les enseña según su "estilo de aprendizaje" preferido.


3) Los delincuentes  muestran tanta cooperación y comportamiento prosocial en los juegos cognitivos "dilema del prisionero" y "juego del dictador" como los estudiantes universitarios.

4) "Perder los estribos"es realmente malo para la salud , e incluso pegarle a un saco de arena imaginando que es la persona que nos provoca  enojo "no solo no lo descarga", sino que lo incrementa.

5) Al contrario de los que creen que todo comportamiento es resultado de una elección meditada , muchísimas decisiones son tomadas sin pensarlo siquiera.

6) No es cierto que "los opuestos se atraigan".

7) No es verdad que los expertos en vino puedan discriminar  sólo con el olfato entre un vino blanco o tinto  (la percepción es una experiencia multisensorial)

8) No siempre es perjudicial tener a un narcisista en un grupo de trabajo. Bajo ciertas condiciones puede fomentar una sana competencia.

9) El efecto placebo puede funcionar incluso cuando los voluntarios saben que se trata de un placebo.

10) Existe mucha evidencia de los perjuicios de un embarazo estresante,  pero un estudio además muestra que una embarazada deprimida podría proporcionar alguna ventaja adaptativa a su futuro bebé , si es que la adversidad prosigue después del nacimiento (esta línea de investigación debería ser profundizada para confirmar el hallazgo)

Pdta: Por si les interesara acceder directamente a los papers referidos a las investigaciones sobre mantras,pueden hacerlo desde aquí:
b)  Positive fantasies about idealized futures sap energy

25.5.17

Neuro-«lo que sea»: inicio y auge de una pseudociencia para el siglo XXI

Aunque no tengan idea de como interpretar la neuroimagen, la mayoría de las personas tenderá a creer que una nota es mas confiable si las ven ilustradas con imágenes del cerebro
por Karen Corredor y Fernando Cárdenas
Del original en http://www.elsevier.es/es-revista-revista-latinoamericana-psicologia-205-avance-resumen-neuro-lo-que-sea-inicio-auge-S0120053417300171#bib0020
Corredor, K., y Cardenas, F.P. Neuro-«lo que sea»: inicio y auge de una pseudociencia para el siglo XXI. Revista Latinoamericana de Psicología (2017), http://dx.doi.org/10.1016/j.rlp.2017.04.001



      El paso del estado sésil al movimiento activo, requirió del desarrollo de un sistema nervioso capaz de coordinar el movimiento hacia fuentes de alimentación y el escape de posibles amenazas. En respuesta a los cambios en los ambientes macro- y micro-, los sistemas nerviosos fueron integrando habilidades cada vez mejores culminando en el «ensayo mental» (León & Cardenas, 2011): el animal podía «imaginar» las consecuencias de algunas de sus acciones (causas y efectos), sin requerir ejecutarlas: la diferencia entre la vida y la muerte.

Ya en los albores de la humanidad, esa necesidad imperiosa de buscar causas –ahora en una esfera plenamente mental– se plasmó en la creación de conceptualizaciones animistas de la naturaleza y por ello las primeras manifestaciones culturales fueron las explicaciones del universo en términos de mitos, leyendas, cuentos e historias transmitidas generacionalmente.

El desarrollo de las tecnologías que fortalecían la unión cultural y las alianzas entre clanes, impulsó el desarrollo del conocimiento científico que mejoraba la tecnología y satisfacía más profundamente la sed de explicación del mundo. Fue la primera gran escisión entre ciencia y tecnología. Para el común, el impacto de la tecnología sobre la vida diaria es mucho más evidente que el de la ciencia, visión inmediatista que aún hoy rige, lastimosamente, a muchos organismos de gestión de la ciencia y la tecnología en muchos países.

La separación ciencia (comprensible por pocos) / tecnología (usable por todos) hizo que paulatinamente se fuera desconociendo el real valor de la ciencia y permitió que muchas formas de conocimiento no científico, mucho más fácil de comprender y de transmitir –las «pseudociencias» (pseudo = que quiere ser, pero no es)– fueran instaurándose. Este conocimiento es «comprobado» por casos únicos que alguna vez sucedieron o que alguien reportó que vio o escuchó (sin importar la veracidad del reporte). Ritos, mitos, magia, leyendas, alquimia y otras muchas ideas surgieron de esa forma.

Raras veces, ideas absurdas llevan a conclusiones correctas. Un ejemplo es la «frenología» de mediados del siglo XIX. Según ella –basándose en el hecho de que el cráneo crece empujado desde su interior por el crecimiento del cerebro– sería posible determinar rasgos de personalidad mediante el análisis de los abultamientos del cráneo. Esta «teoría» cayó muy rápidamente en el descrédito y fue olvidada. Sin embargo, ella implicaba que: 1) las habilidades que definen la personalidad (hoy diríamos «estilo cognitivo») residirían en la corteza cerebral, eso es verdad; 2) el cerebro no funcionaría como una masa total, sino que estaría conformado por diferentes áreas encargadas de diferentes funciones, eso es verdad; y 3) existiría una relación estrecha entre cerebro y comportamiento, eso es verdad (de Almeida, Alho & Teixeira, 2014; Finger, 2000; Zola-Morgan, 1995). Claro, este no es el caso común de las pseudociencias, pero vale la pena tener en mente que a veces, tras «teorías» falsas, pueden esconderse porciones de verdad.

En 1995, Carl Sagan ofreció, en El Mundo y sus Demonios, unas directrices para discriminar si un conocimiento es científico o no (Sagan, 1995). Estas directrices indican que en ciencia, 1) generalmente existen fuentes diferentes e independientes de evidencia sobre los hechos; 2) se promueven discusiones interdisciplinares, casi siempre buscando explicaciones multidimensionales: dogma e imposición por autoridad (individual o de grupo) o por la fuerza de las tradiciones morales, jamás son caminos usados por la ciencia; 3) si una hipótesis no resiste el escrutinio científico, es cambiada: el científico no debe ser «terco» ni «obstinado» con sus propias ideas, el juez único es la evidencia empírica; 4) en el momento histórico actual, la cuantificación es la medida de la evidencia. Si algo no es cuantificable, no puede siquiera ser replicable, con lo cual el conocimiento deja de ser objetivo –acorde a la realidad– y se vuelva subjetivo, es decir, cada cual tendría su propia opinión y versión de los hechos. Este conocimiento subjetivo, a pesar de ser útil en ocasiones, como primer paso de la exploración científica, nunca podrá explicar la realidad, que justamente es el objetivo de la ciencia.

Al usar ese «filtro», es un poco más sencillo separar ciencia de pseudociencia y quizá ello nos pueda llevar a un mundo sin manipulación por temor y enajenación (religión y política autocrática), sin creencias infundadas (supersticiones o seguimiento incuestionable a las tradiciones éticas y morales), sin pavor a lo desconocido (por ejemplo, los transgénicos, sin siquiera saber qué cosa es un transgénico) y sin posiciones de discriminación dogmática a minorías (matrimonio entre personas del mismo sexo así como formas de racismo).

Lo anterior nos resulta un útil contexto para entender uno de los peores problemas que enfrenta hoy la neurociencia: el fenómeno «neuro-lo-que-sea», o como algunos autores prefieren llamarlo las «neurotonterías». El crecimiento que hace cerca de 50 años ha tenido el estudio interdisciplinar del sistema nervioso, desde áreas como química, ingeniería, ciencias computacionales, medicina, psicología, etología, matemática, lingüística, educación, filosofía, etc., ha incidido sobre la generación de nuevas tecnologías de imagenología y sobre la construcción de un cuerpo conceptual detallado de la función cerebral.

Dado que la comprensión de la mente y la consciencia es el objetivo principal de la neurociencia, se ha creado una gigantesca peregrinación de pensadores provenientes de muchas áreas hacia sus terrenos. Esto ha popularizado el poder explicativo de la neurociencia convirtiéndola en parada obligatoria para quien se haya preguntado ¿cómo pensamos?, ¿cómo creemos?, ¿cómo realizamos juicios éticos?, ¿cómo creemos que existimos? y un sinfín de preguntas igualmente relevantes. El deseo oculto es que algún día la neurociencia –como si fuese el Santo Grial del conocimiento– pueda responder esas preguntas con la misma precisión y profundidad con las que ha respondido otras, tales como: ¿cómo hablamos?, ¿cómo sentimos placer?, ¿cómo generamos emociones?, ¿cómo nos movemos?, ¿cómo creamos adicciones a drogas, juegos, personas o situaciones?

En medio de este crecimiento de ramificaciones y recovecos teóricos, surgen nichos pseudoacadémicos muy particulares. El ansia de prestigio y también la necesidad de explicación, hace que ideas sin mucho asidero, incorporen como prefijo «neuro» como estrategia para obtener estatus. En el imaginario colectivo, si algo se relaciona con el sistema nervioso, debe ser importante, tener un gran poder explicativo y serio. Así, se acuñan términos como neurolingüística (que no tiene que ver con el estudio de los mecanismos neurobiológicos de la generación del lenguaje), neuro-insight, neuro-oratoria, neuro-jurisprudencia, neuro-re-ingeniería, neuro-sexología, neuro-estética, neuro-ética, neuro-teología (no leer neuroetología, la cual se trata de una disciplina muy bien fundamentada), neuro-historia y neuro-historia del arte, neuro-música, neuro-marketing, neuro-cuántica, psico-neuro-aromaterapia, etc. llegando a absurdos comerciales como neuro-bebidas que «mejoran» concentración, reducen estrés e incluso mejoran la apariencia física (no hablamos del Adderum, que aparentemente tiene bastante evidencia empírica a su favor).

Para mejorar el impacto, cada uno de estos neuro-absurdos se acompaña de imágenes del cerebro, una resonancia magnética nuclear funcional, una tomografía por emisión de positrones o algún dibujo de neuronas en colores atractivos. Este uso gráfico para fortalecer el engaño sí posee evidencia científica, pues acompañar un texto con la imagen de un cerebro aumenta significativamente su credibilidad (McCabe & Castel, 2008).

Claro, no todo es fraude. Bajo muchos neuro-términos, también existen estudios de buena fe, rigurosos y replicables, que evidencian relaciones causales, cuantificables y racionales. Por ejemplo, la neuroeconomía, área de gran crecimiento y poder explicativo sobre aspectos como la toma de decisiones; la neuroeducación que busca integrar neurociencia, pedagogía y ciencias de la educación para ofrecer contextos didácticos optimizados para mejorar el aprendizaje.

Este texto es un llamado a la racionalidad, la cordura y la mesura frente al bombardeo de neuro-cosas que vemos a diario. No todo lo que use como prefijo «neuro» resulta válido y confiable, ni siquiera sensato en muchas ocasiones. Es menester aplicar el «filtro-anti-pseudociencia», enseñarlo a los demás y divulgarlo en redes sociales; solo así tendremos una sociedad medianamente impermeable a la pseudociencia y a la neuro-lo-que-sea-logía. Ha de buscarse pues fundamento, estudios que proporcionen evidencia, fuentes de información, etc., que quizá nos permitan verificar nuestras certezas y el lugar que damos a las que consideramos nuestras convicciones.

Referencias

de Almeida et al., 2014 A.N. de Almeida,E.J. Alho,M.J. Teixeira
Models of functional cerebral localization at the dawning of modern neurosurgery
World Neurosurg., 81 (2014), pp. 436-440 http://dx.doi.org/10.1016/j.wneu.2013.01.033
Finger, 2000 S. Finger Minds behind the brain: a history of the pioneers and their discoveries Oxford University Press, (2000) 
León and Cardenas, 2011 L.A. León,F.P. Cardenas  Encefalización y procesos humanos
Darwin y las ciencias del comportamiento, 1. ed., pp. 414-427 
McCabe and Castel, 2008 Seeing is believing: the effect of brain images on judgments of scientific reasoning Cognition, 107 (2008), pp. 343-352 http://dx.doi.org/10.1016/j.cognition.2007.07.017
Sagan, 1995 C. Sagan The demon-haunted world science as a candle in the dark
1st ed., (1995), 
Zola-Morgan, 1995 S. Zola-Morgan Localization of brain function: the legacy of Franz Joseph Gall (1758-1828) Annu. Rev. Neurosci., 18 (1995), pp. 359-383 http://dx.doi.org/10.1146/annurev.ne.18.030195.002043


16.5.17

Fantasmas que hablan...por radio, por Harry Houdini

Revelación de algunos de los "fenómenos espiritistas" perpretados por mediums fraudulentos para obtener dinero de sus crédulos seguidores  Publicado en  Popular Radio, Octubre de 1922, páginas 100-107 

Traducido de  http://earlyradiohistory.us/1922hou.htm

El autor de este artículo es el presidente de la Sociedad de Magos Americanos. Todos los miembros de esa organización exclusiva se han comprometido a mantener en secreto los trucos de su profesión, excepto cuando esos trucos se utilicen con fines deshonestos. Houdini (que para estudiar los "fenómenos espiritistas" una vez ingresó él mismo a las filas de la mediumnidad profesional) considera apropiado desenmascarar a esos médiums deshonestos que afirman que son las voces de los muertos  pero que en realidad son transmitidas por cómplices a través de inducción de baja frecuencia o "radio inductiva" . En consecuencia, es un deber público, revelar en este artículo cómo se realizan estos trucos.

Los magos ya han utilizado intercomunicadores desde antes que la radio fuera conocida por el gran público. Por lo tanto, no me sorprende que éste instrumento esté siendo utilizado por mediums fraudulentos para convencer a sus clientes de que están en comunicación directa con los muertos.

Lamento profundamente admitir que en más de treinta años de investigación, durante los cuales he asistido a cientos de sesiones espiritistas con una mente abierta y ansiosa por descubrir alguna señal de aquellos que hayan ido al Más Allá, nunca he visto nada que pueda aceptar como evidencia de que exista vida más allá de la tumba. Todas las "pruebas" que he visto son fenómenos bien conocidos por el mago promedio. Lo que parecieran ser "maravillas" para la persona común  son simplemente actos cotidianos familiares en la profesión. Al realizar algunas de estas pruebas, he visto a hombres y mujeres desmayarse, superados por lo que ellos pensaban eran acontecimientos sobrenaturales. En realidad solo estaba realizando trucos más o menos comunes.

    
El fallecimiento de mi madre me impulsó a una seria investigación de las doctrinas y afirmaciones de los espiritistas. Sólo aquellos que han perdido a sus seres queridos pueden conocer el fervor con el que tales investigaciones pueden ser llevadas a cabo. No existe sacrificio que no haría para poder entrar en comunicación con mi madre. Después de años de investigación aún mantengo la esperanza de que haya alguna manera de comunicarme con ella desde esta vida . Pero no tengo fe en las formas de comunicación existentes conocidas por los médiums o practicadas por ellos en la actualidad.

    
No tengo la menor duda de que hombres como Sir Oliver Lodge y Sir Conan Doyle son sinceros en sus creencias. Consideran al espiritismo como una religión, para ellos es algo sagrado. Piensan que la evidencia que han obtenido es suficiente como para justificar su fe en sus "comunicaciones" con aquellos que han pasado al más allá. Los respeto por su sinceridad. Pero no comparto sus creencias.

Houdini y Conan Doyle

    He realizado precisos pactos con siete amigos y parientes íntimos para que el que muera primero se comunique con los demás. Mis siete amigos están muertos. Hasta el momento no he recibido la menor señal por parte de ninguno de ellos. Con el fin de entrar en comunicación con ellos he ido a sesiones realizadas por mediums famosos. Sin embargo, nunca recibí ningún signo que no fuera obviamente un truco por parte del medium, un truco que -por otra parte- me era siempre completamente familiar.

 Los sentidos humanos son engañados fácilmente. La gente cree lo que quiere creer. El ser humano está siempre buscando algo en lo que pueda depositar  su fe.Una combinación de engaño y fe es capaz de conducir a los seres humanos a casi cualquier extremo de autoengaño; es el negocio de los médiums el capitalizar esta fe.

    
Expuse a  uno de ellos en Bochum, Alemania, hace veinte años, lanzando tachuelas comunes de alfombra bajo sus pies descalzos cuando apareció ante la audiencia bajo una
luz tenue pretendiendo ser un espíritu de otro mundo. Hoy en día, yo necesitaría un receptor de radio para desenmascarar su último engaño. Antes de asistir a aquella sesión, había estado reparando uno de mis armarios y tenía varias tachuelas en el bolsillo. Despreocupadamentelas las arrojé al suelo frente a la cortina delante de la abertura por donde debía aparecer el fantasma de Julio César  y dar un discurso. El médium que personificaba a César pisó las tachuelas y estalló en una serie de improperios en idioma alemán.

    
La radio ha dado un impulso enorme
en los últimos años a los "negocios espirituales". Mientras que el resto de nosotros recién estaba familiarizándose con la nueva tecnología, muchos de los psíquicos ya habían venido haciendo su cosecha de dinero.

    
Me encantan las bondades de los trucos honestos que desconciertan y entretienen. Es mi negocio conocerlos a todos y tratar de realizarlos mejor que los otros magos. Como Presidente de la Sociedad de Magos Americanos, entidad que cuenta con más de mil miembros, es mi deber realizar tales trucos; todos hemos jurado no revelarlos. Pero en cuanto a los engaños de los mediums fraudulentos eso es otra cuestión. Lo considero como un deber de todo hombre pensante, crea o no en los espíritus, crea o no en Dios, exponer a los impostores que ofenden la idea de una vida futura sólo para obtener el dinero de las almas creyentes que en su ignorancia depositan
en ellos su  confianza .

   En 1888 una hábil medium le sacó
$ 300000 a Luther B. Marsh (el socio legal de Daniel Webster)  usando un
radioteléfono primitivo. Su nombre era Ann O'Delia Dis Debar,e hizo una carrera espectacular hasta que fue expuesta en la corte por Alexander Herrmann y Carl Hertz.

    
Ha habido otras incontables estafas como la anterior, utilizándose esa invención que
hasta la actualidad había permanecido prácticamente desconocida. En la mayoría de los casos, el dispositivo era poco más que un teléfono ordinario por inducción, pero en los engaños más complejos se emplearon los principios de la moderna telefonía inalámbrica.  

Poseo la mayor biblioteca de magia del mundo. Fue mientras trataba de comprar libros que me enteré que se subastaban los de una conocida medium de Nueva York, y el día antes de la venta compré todos sus libros y los volúmenes encuadernados del periódico espiritista  The medium and daybrak. Además se me mostró una pava o tetera, que compré también porque sabía que el artefacto era utilizado por los mistificadores.

    
El dispositivo era una "tetera parlante". Cuando la medium establecía las "conexiones espirituales" apropiadas  a través de las contorsiones faciales y corporales de la "manera psíquica" correcta, la pava se tornaba inteligente. Cualquier persona en la habitación podría hacerle a la tetera una pregunta y recibir una respuesta inteligente colocando el pico de la pava en su oído. La respuesta vendría en forma de un suspiro, un susurro fantasmal, tal como le es familiar a quienes hayan asistido a sesiones espiritistas.

    
Esa misma tetera está ahora instalada en mi casa y habla con mis amigos con el mismo tipo de susurro sin ningún cambio excepto el reemplazo de la batería. Hombres honestos de importante vida pública, hombres que obviamente podían sospechar que estaba realizando un truco, han sido completamente engañados por este sencillo dispositivo.

    
No hay ninguna duda , de que -si lo quisiera- podría hacer que mucha gente creyera que los espíritus hablan conmigo a través de la pava; y de esta manera podía vender mensajes espirituales por sumas sustanciales de dinero.La tetera puede ser manipulada , volteada , examinada y llevada por la habitación mientras está susurrando.
 A veces mis amigos le hacen preguntas con un volumen de voz tan bajo que no puedo oírlos porque están compenetrados con la creencia en los espíritus cuando la pava responde. Esta tetera "que habla con los espíritus" ha sido usada por los médiums durante años; es la invención de David Abbott, pero  la ideó solamente con fines de entretenimiento .

EL "ESPÍRITU" ESCUCHA Y HABLA
Los oídos y boca de los objetos "que hablan" no son más que micrófonos en manos del cómplice del médium, que puede estar en otro edificio.

     Hasta donde llega mi conocimiento, la primera aplicación de los principios de la radio a las manifestaciones espiritualistas fue en 1852, cuando Jonathan Koons, agricultor de Dover Village, Ohio, instaló una "máquina de los espíritus" - descripta como una " vulgar estructura de zinc y cobre que localiza y recoge el aura magnética ".
     Este truco de intercomunicación  se realiza de muchas maneras; por ejemplo, las estatuas de Buda se encuentran en las rutinas populares empleadas por los médiums y se refaccionan para poder contestar a las preguntas tan suavemente como lo hacen las bolas huecas y las trompetas.


 EL TRUCO DEL BUDA PARLANTE

La voz del medium es trasmitida a su  cómplice en  un cuarto contiguo  a través de un micrófono . La respuesta de éste, es transmitida a otro micrófono que está conectado a una bobina que está oculta en la alfombra o en cualquier objeto. Esta energía es inducida por la bobina receptora en la estatuilla  y convertida en ondas sonoras por medio del receptor telefónico que está oculto en la cabeza de la imagen.

 En mi colección de viejos recortes de revistas y periódicos, encuentro una descripción del truco reportado en la Gaceta de Francia hace algunos años. Las páginas están amarillas y la impresión está pasada de moda. La historia se refiere a "La chica invisible" que desconcertó a toda Europa. Citaré el artículo:
 En una pequeña cámara de esta casa se ve un torso de vidrio suspendido del techo por cuatro pequeñas cadenas que lo mantienen perfectamente separado de cualquier otra cosa.
    
Este pecho es transparente y visible al ojo en toda su extensión. A una de sus extremidades se adapta un tubo o cuerno opaco, por el cual se oye una voz; la voz parece ser la de una jovencita que responde claramente a todas las preguntas que se le formulan.
    
También se percibe la impresión de respirar y el calor de la respiración (impregnado con el olor de los licores que ha tomado).
    
Al principio pensé que esta voz era la de un ventrílocuo, y que era la voz de quien mostraba curiosidad. Pero al día siguiente mi asombro fue extremo, cuando este pretendido ventrílocuo salió de la cámara con otro, y cuando hice nuevas preguntas con una voz tan baja que no fui oído por ninguno de los otros espectadores, hallé que las respuestas eran perfectamente aplicables y bien articuladas.
    
Si se dice que las virtudes magnéticas o eléctricas se introducen para algún propósito en la operación, nos preguntamos cómo es que sucede  que la Joven Invisible ve y nombra, sin ser engañada, el objeto que se sostiene en el hueco de la mano, tal como una pieza de plata, cuya superficie se sostiene hasta el orificio del tubo de tal manera que estos objetos no puedan percibirse desde ningún otro punto.
    
Llegamos a la conclusión de que tal vez haya dentro del torso de lo pretende ser una niña realmente invisible, un enano mucho más pequeño que el del rey de Polonia. Este enano murió en 1764. Un zapato de madera le sirvió mucho tiempo de cuna. A los seis años tenía 15 pulgadas de alto, a los dieciséis años era de 29 pulgadas . La historia habla de otro enano que a los treinta años de edad tenía sólo 18 pulgadas de alto;pertenecía a la reina Henrietta de Francia.

    Si este fuera el caso, el enano debería tener sólo de doce a quince pulgadas de largo y por encima de cinco o seis de grosor, que es todo el espacio del pecho que no se puede ver, ya que está detrás del tubo de comunicación.

    
Las preguntas que hacimos a la Chica Invisible y las respuestas que produjo  fueron las siguientes: ¿Qué edad tienes? "Catorce." ¿Donde naciste? "En Marsella" (tiene un acento absolutamente provincial). ¿Cuál es tu nombre? Francoise. ¿Eres bonita? "No." ¿Estas bien? -Sí, aunque a veces soy mal educada. ¿Cuál es tu posición en este cofre? Estoy reclinada. ¿Todas las preguntas que te hacen te disgustan? -Nunca, pero a veces estoy muy cansada.

    
Aunque no pude descubrir la solución del misterio, preferiría creer que era un enano mas que cualquier otra cosa.

 Este antiguo y escéptico reportero podría no creer que la invención fuera mágica, pero si viviera ahora, un buen médium podría hacerle pensar que es un espíritu. En realidad, la "muchacha invisible" era una mujer adulta.

    
Una descripción de este truco resulta ilustrativa de los métodos fraudulentos incluso en esos días. John Wyman, uno de nuestros
magos antiguos conocidos , lo copió de una publicación temprana y lo describió en su libro que fue publicado en 1851. El dispositivo consistía en cuatro postes verticales, unidos por barras o clavos en la parte superior e inferior. Desde los postes de cada esquina convergían cuatro alambres doblados en forma de arco que terminaban en un ornamento de la corona. 

De estos alambres colgaba una bola de cobre hueca de alrededor de un pie de diámetro que quedaba suspendida por cuatro cintas cortas y delgadas. La bola así suspendida estaba equipada con cuatro cuernos de cobre que apuntaban en ángulo recto, con sus campanas dirigidas a las barras laterales superiores. La esfera estaba simplemente colgando en el espacio gracias a las cintas, y las trompetas estaban fijas en suspensión junto con la bola. La voz era transmitida a las campanas desde dos de los cuernos por un tubo parlante oculto por uno de los postes de la esquina y luego en ángulos rectos a lo largo de las barras superiores a puntos directamente en el centro de dos campanas de la trompeta.



 Las preguntas eran realizadas por los espectadores, que hablaban en la campana de una trompeta que transmitía el mensaje por el tubo a la cómplice oculta en una habitación contigua. Su respuesta era transmitida por el mismo tubo parlante. La voz tenía bajo volumen y era discernible sólo para aquellos que escucharan atentamente las cuatro trompetas. El efecto era el que podría provenir de una pequeña "chica invisible". La cómplice de la mujer estaba en una habitación lateral con un agujero que le permitía ver sus engaños y hacer observaciones sobre ellos. También se operaba un sistema de señales entre la "persona que atendía la máquina" y el operador oculto. La "máquina" entera era tan simple en su construcción que parecía perfectamente portable y movible a cualquier parte de la habitación.
 
 Es interesante hacer notar que ya en 1784 los médiums utilizaban diversos modos de transmitir la voz para sus efectos misteriosos. La radio ha facilitado enormemente sus acciones.  Los mediums fraudulentos de hoy en día sólo están utilizando algunas adaptaciones de la "muchacha invisible". En lugar de estar en una habitación contigua, ahora están tan lejos que no pueden oír las preguntas hechas sin la ayuda de un micrófono oculto en la pared. Incluso a una distancia considerable, unos anteojos de opera, adecuadamente enfocados , sirven al propósito del agujero.

    
Con una bobina de inducción
en el circuito acoplada a su respectivo transmisor telefónico -y con las baterías necesarias- , se pueden  enviar impulsos lo suficientemente fuertes como para afectar al receptor sensible, con una antena de bucle disimulada dentro de la trompeta. Esta fue, de hecho, la primera forma de radio telefónica. Utilizaba los mismos principios de inducción sin cables tal como el moderno y complejo aparato de radio, y funcionaba casi tan bien a una distancia de cien pies o más. El truco es bonito y le daría crédito a cualquier mago, pero ha caído en manos de personajes psíquicos inescrupulosos y, en consecuencia, lo expongo ahora porque se utiliza para obtener dinero bajo falsas representaciones.
  Con aparatos más modernos y la pretensión de la comunicación espiritual, esta simple ilusión ahora está engañando a miles y dañando la idea de la vida después de la muerte.

 
  
 LA TROMPETA  DEL MEDIUM ESPIRITISTA
Sólo en este caso el instrumento está equipado con (A) un receptor telefónico que convierte la corriente recibida en sonido y (B) una bobina receptora que recoge la energía de la bobina transmisora, que  puede estar oculta a una yarda - todo esto escondido (C) en el orificio a través del cual emite la voz. El complice del médium puede estar situado a varios metros de distancia.

 
    
Tal vez usted, que está leyendo este artículo vaya a asistir a la sesión de un medium tan listo como aquella mujer que se hizo famosa a nivel nacional cierta noche en una ciudad del oeste.
Mientras estaba en medio de su sesión en penumbras, se detuvo de golpe y les gritó a los presentes : "¡Veo a un hombre asesinado!". A continuación, describió una escena de muerte violenta, dando el nombre del hombre y la ciudad donde había muerto minutos antes de recibir el "mensaje espiritual". Los periódicos confirmaron sus declaraciones y así se extendió su fama por todo el país. Desde ese momento la gente pagó precios ridículos por sus servicios - hasta que finalmente fue expuesta.

 El secreto de su manifestación espiritista era simple. Una antena de radio en la suela de su zapato recibía los impulsos de una antena transmisora ​​oculta en la alfombra sobre la cual se encontraba, y emitía señales a un sensible audífono que estaba escondido en un gran ramo de flores sobre  su hombro. Un reportero había telefoneado la noticia del asesinato a su cómplice entre bastidores, quien lo transmitió por radio teléfono. El receptor oculto en las flores no era lo suficientemente fuerte como para que el público lo oyera, pero cuando la médium inclinaba la cabeza sobre las flores, podía oírlo claramente.
    Su hazaña fue un golpe a través del cual apuntó a los escépticos durante algún tiempo. Había colocado a sus reporteros en las comisarías de policía, hospitales y oficinas de periódicos para esperar la noticia de una muerte violenta que pudiera recibir espacio en los periódicos.
 

Ahora usted ya conoce el accionar de este tipo particular de medium y está seguro de que no se dejaría engañar,  pero supongamos que vaya a encontrarse con una medium ordinaria.Ella lleva un audífono sobre una oreja y una antena completa ; el conjunto receptor está escondido debajo de una peluca pesada, o bien oculto en su cabello. La medium se encuentra bajo una araña que oculta la antena transmisora, o tal vez camina cerca de una imagen desde la que se emiten ondas de radio. Si ella es una buena ingeniera de sonido, puede obtener un conjunto tan sensible como para poder colocar su antena de transmisión en otra habitación.  

Tu nombre sale de su lengua, tan pronto como entras. Ella te dice todo sobre ti, parece saber tanto sobre ti como tus amigos íntimos.

 "Tu madre estará aquí en breve", observa de manera casual, aunque usted no le había dicho que su madre estaba muerta y que de ella era de quien  más deseaba estar cerca.

    
Muchas personas han caído víctimas de tales mediums, pues no tenían manera de saber que los cómplices  habían buscado su historia mientras esperaba la entrevista y le enviaron un mensaje por radio teléfono . El medium  ofrece la prueba de que él o ella no ha salido de la habitación para recibir información, y por lo tanto, gana algunos clientes más crédulos por su tráfico ilícito.


    
Hace unos años, mientras me dirigía a Europa en el Imperator, se me pidió que entretuviera a los presentes con una sesión informal. Tenía entre  mis invitados a Theodore Roosevelt, Víctor Herbert y otros hombres prominentes. Roosevelt quería saber si podía decirle dónde pasó su último día de Navidad. Tenía una pizarra con una cubierta "espiritual", y en sólo unos momentos,
con la pizarra continuamente ante sus ojos , apareció un mapa hecho con una docena de colores de tiza. Indicó el lugar exacto donde había estado en el "River Doubt" que era un duplicado del mapa que tenía intenciones de publicar pronto en un libro. En la parte inferior del mapa apareció la firma de W. T. Stead, el escritor inglés perdido en el Titanic. Nunca había visto el mapa y no estaba familiarizado con la firma.
    
"¿Es eso realmente la escritura del espíritu?" -preguntó Roosevelt con profunda preocupación.
    
Estoy seguro de que podría haber ganado su confianza por esta sencilla prueba . Sin embargo yo le respondí: "No, simplemente soy un artista misterioso, todo lo que hago se puede explicar por medios naturales tales como ilusiones".
    
Cuando es tan fácil engañar a una mente altamente desarrollada, se ve que es más fácil engañar a la gente común, y especialmente a aquellos que están ansiosos de creer.



    
En muchos casos el auto-hipnotismo o auto-sugestión es el secreto. El médium sugiere las cosas, capta la mente que está con la guardia baja y un instante después de que haya sido sorprendido,  él sigue con otra cosa que dirigirá su grado de discernimiento incluso contra su propia voluntad.

  
La radio en la actualidad es la mayor ayuda para los mediums fraudulentos, y éstos están seguros de aprovechar cada nuevo desarrollo que se produzca. Espero que algún día  los espíritus nos hablen a través de los instrumentos de radio , pero prefiero escuchar esos mensajes en el laboratorio de un científico en vez de hacerlo a través de presentaciones de mediums sin escrúpulos.
 
Si existieran médiums que no son fraudulentos, todavía debo verlos.

Nota del editor:
 
Si bien el autor no se siente en libertad de describir el funcionamiento de la tetera parlante, la explicación  es obvia. El secreto reside en el aparato receptor de radio que está oculto en sus paredes huecas. La pava está hecha de papel maché, de modo que no absorbe las ondas de radio que en realidad  están destinadas a la antena enrollada en su interior. El médium que opera la pava  o dispositivo de radio similar debe tener un cómplice  en una habitación contigua, que lo oye todo a través de un micrófono sensible oculto en la habitación donde se realiza la sesión.
    
Uno de los mejores dispositivos para ocultar tal micrófono es una pintura al óleo hecha de gasa en lugar de lienzo. Colocando una caja de sombra profunda sobre la imagen, la gasa fina se hace para parecer el lienzo. El cuadro debe estar en un lugar oscuro evitando las transparencias.  La caja de sombra actúa como un resonador para los sonidos en la habitación y la gasa fina permite que los sonidos pasen al micrófono con poca dificultad.
    
El cómplice en la habitación contigua puede así escuchar todas las preguntas que se hacen en la sala y responder por radio. Los instrumentos inalámbricos transmisores se colocan en la sala con el cómplice, pero la antena transmisora ​​se oculta en una alfombra directamente debajo de la tetera. Esta disposición posibilita que las ondas de radio viajen sólo unos cuantos metros para alcanzar el receptor en la pava, de modo que no se requiere mucha energía para transmitir.
    
Con las mejoras modernas en la radio, la tetera puede ser llevada a cualquier parte de la habitación, y con los micrófonos sensibles que se están haciendo hoy, el susurro más leve puede ser escuchado por el cómplice que puede estar en otra parte del edificio, o incluso en  algún punto distante .-- EDITOR.
 

 EN COMUNIÓN CON LOS "ESPÍRITUS" PLANTADOS EN OTRA SALA 

Otra variación del truco de radio por inducción. (A) es el micrófono por el que habla el cómplice distante; (B) son las baterías que suministran corriente a los cables ocultos (C); (D) es la bobina transmisora oculta en el marco de un  cuadro; que transmite la energía a (E), las bobinas de recepción, que están conectadas a (F) el receptor de teléfono colocado en las orejas del medium