1.8.17

DMT y nuestro cerebro: lo que dicen los científicos






Un equilibrado artículo acerca de la controversia suscitada sobre el origen fisiológico de la mal llamada "molécula espiritual": la dimetiltriptamina o DMT.

                                                                   por  Jason Korbus  

Traducido del original en Confidential Korbus: Confession, Opinion, and Adventures from the Fringe

Si usted ha recorrido los círculos paranormales como lo hago yo , o bien ha leído sobre consciencia y experiencias cercana a la muerte, puede que esté algo confuso respecto de la dimetiltriptamina (DMT). DMT es un compuesto que se encuentra a lo largo del reino vegetal y en  mamíferos, y actúa como una droga psicodélica cuando se la  ingiere. Muchos defensores de su uso como alucinógeno dicen que se produce en el cerebro humano de forma natural; específicamente, en nuestra glándula pineal. Por el contrario, otros creen  esa es una una mera especulación. ¿Pero es realmente cierto? Si no lo fuera, ¿por qué tantas personas parecen creerlo? Veremos si podemos averiguarlo.

Mucha de la confusión sobre la DMT parece provenir de dos fuentes: el Dr. Rick Strassman y Joe Rogan. En el año 2000, Strassman publicó un libro llamado "DMT: The Spirit Molecule" que sostuvo aquella hipótesis de la glándula pineal. Además, propuso la salvaje especulación  de que la DMT puede proporcionar acceso a universos paralelos e inclusive a seres extraterrestres mediante el uso de la operación cuántica superconductora del cerebro humano...(o lo que sea que eso signifique) o bien por medio de "interacciones con la materia oscura". 
 
 Si bien Strassman en su libro fue claro acerca de que su hipótesis no estaba probada y admitió que sabía poco "sobre física teórica", eso no ha impedido que muchos repitieran sus ideas como si se tratara de hechos.

Una de esas personas es Joe Rogan*, un popular comediante y presentador de podcasts que se imagina a sí mismo como un experto en una variedad de temas sobre los que parece tener un conocimiento limitado. Ha sido, en varias ocasiones, un teórico de la conspiración acerca de los alunizajes , así comodio crédito a los ya completamente desmentidos mitos sobre el 9/11 ; pero además habla mucho sobre psicodélicos y estados alterados de conciencia. Varios años atrás, Rogan lanzó una diatriba de aproximadamente diez minutos sobre la DMT, cómo ésta era producida por la glándula pineal y cómo, al usarla, "literalmente, usted es transportado a otra puta dimensión" (sic) . El audio de  Rogan fue viral, y ha sido repetido ad nauseam por un buen número de místicos de Internet.

En lugar de simplemente confiar en los recursos de Internet para responder a nuestra pregunta, decidí obtener más información de un par de neurocientíficos. En primer lugar, obtuve -a través de mi amigo Bobby Nelson- el correo electrónico de la Dra. Indre Viskontas. Posee  un doctorado en neurociencia cognitiva y es redactora de la revista Neurocase. Ella me escribió que a pesar de que la DMT comparte una estructura molecular similar a la serotonina y la melatonina , una clase de aminas y neurotransmisores con efectos de gran alcance en el cerebro, no había pruebas de que se produjera en ese órgano. También me dirigió a un estudio que mostraba se han encontrado pequeñas cantidades de la sustancia en orina y heces. Sin embargo, la Dr. Viskontas me dijo más tarde que esto "no es evidencia de que el cerebro lo haya producido o que viniera de dentro del cerebro", y que era posible que fuera ingerida o fabricada por alguna otra parte del cuerpo sin que  hubiera ingresado al cerebro.

Sin embargo, quería tener una segunda opinión, así que luego contacté al Dr. Bryan Yamamoto (profesor y director del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Toledo, EEUU) , para hacerle la misma pregunta. Yamamoto, que tiene un doctorado de la Universidad de Syracuse, estuvo de acuerdo con Viskontas. Él me escribió: "No conozco ninguna evidencia de que la DMT se produzca en ninguna parte del cuerpo. Su estructura química es similar a la serotonina y la melatonina, pero sus acciones endógenas son muy diferentes de la DMT ".


Entonces, ¿cuál es la respuesta? ¿Se produce DMT en nuestro cerebro? Si bien algunos se aferran a la evidencia que pudiera sugerir que sea así, hay muy buenas razones para ser escépticos. Repasando mi propia revisión mínima de la literatura disponible, así como las respuestas directas de dos científicos con buen nivel de experiencia en el campo de la neurociencia, esto me lleva a pensar que la evidencia es limitada y, por lo tanto, la probabilidad no es tan grande .


Pero seamos realistas: pocos de los que lean esto probablemente sean científicos con suficiente experiencia como para decidirse por una u otra opción. Si todavía tiene dudas, lo mejor que puede hacer es evitar especular o pretender saber lo que no sabe, y simplemente suspender su juicio hasta que obtenga más evidencia. Puede que no tenga la satisfacción de tener ya una respuesta  segura, pero al menos será más
intelectualmente honesto .

* Joe Rogan es el presentador del documental de Netflix "DMT: la molécula espiritual", que se anuncia así: "En este documental, se analiza el poderoso compuesto psicodélico DMT, producido naturalmente por humanos y muchísimas otras especies".

Abajo, el documental subtitulado en español , con interesante evidencia anecdótica de los "sujetos experimentales". Hay que destacar el sorprendente hecho de que esta investigación autorizada no fue ensayada previamente con animales, lo que supuso un riesgo no tan aceptable desde el punto de vista ético.

No hay comentarios.: