16.6.22

Experiencia personal en los túneles medievales del castillo de Dover


En enero de 2020 (justo antes de que se declarara la pandemia de Covid-19), tuve la suerte de visitar el castillo de Dover (Inglaterra), famoso por su riquísima historia... y por los espíritus que -se dice- habitan sus maravillosos pasadizos medievales.

Mi escepticismo respecto de apariciones espíritas es bien conocida, pero las historias  de fantasmas, siempre me han fascinado. Por consiguiente recorrer los túneles era un momento sumamente anhelado. 

Es cierto, que la visita a la Torre de Londres ya me había deparado la emoción de ver (entre muchísimas cosas) el lugar de la tumba de Ana Bolena en la capilla de San Pedro ad Vincula, Sin embargo,  en ésa ocasión no hubo aparición alguna  :-(

La foto de arriba (que saqué a poco de ingresar a los pasadizos) testimonia el ambiente que literalmente nos invadió a poco de hacer el ingreso.

Hay que decir que el largo recorrido es bastante laberíntico, con muy pocos indicios como para orientarse. Es sumamente fácil perderse y comenzar a inquietarse cada vez más, sea uno un crédulo o una persona incrédula. No sentí "presencias", pero sí una creciente ansiedad por querer encontrar la salida .

Fue así, fácil entender como es que hay personas que se sugestionan y creen ver "formas" o "sienten" algo extraño. No obstante, existe gente inmune a tales temores : mi esposa -que suele desorientarse a diez cuadras de nuestra casa- estaba más que feliz y no quería irse del sitio por nada del mundo.

No hay comentarios.: